Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


WOLF CREEK 2 de Greg Mclean (2013)
Greg Mclean nos entregó la tardía secuela de su opera prima, la que puso en el mapa de nuevo al cine de género australiano por la vía del más puro survival, prueba, como decíamos ayer, de que la sombra de THE TEXAS CHAIN SHAW MASSACRE sigue siendo muy alargada, 40 años después. Australia imprime carácter, amigos. Su espectacular orografía, desértica, abrasadora, polvorienta, se hace carne en la figura de Mick Taylor (espléndido John Jarratt, merecido premio a la mejor interpretación), una suerte de Cocodrilo Dundee psicopático y maloliente que es, con mucho, el mayor atractivo de la película. Mclean no engaña: su secuela da lo que promete, hora y media de entretenimiento brutal que, a diferencia de la primera, incide bastante más en el humor atravesado. Con un trepidante prólogo (versión gore de cualquier secuencia de MAD MAX, jeje), la peli discurre robusta y sin altibajos con una factura técnica notable y un divertido jugueteo con las normas del survival (las víctimas se dan el relevo hasta llegar a un cara a cara de muchos quilates). Ni más ni menos. 

- Lo mejor: efectiva, directa, entretenida y sólida como una roca
- Lo peor: nada nuevo bajo el sol

PARA: fanáticos del survival bromista

  CABEZAS





CHIMÈRES de Olivier Beguin (2013)
Un pintor bohemio y soñador, de vacaciones en Rumanía con su chica, sufre un accidente. Tras regresar a casa sospecha que a causa de una transfusión de sangre se ha convertido en un vampiro. Tal cual. Después todo son miradas al espejo (muchas), miradas al infinito (bastantes), silencios, autismos y la evolución de su relación con su novia, pasmada ante la mutación de su chico. Todo muy frio, distante y chicOlivier Beguin ofrece una mirada lenta y (pretendidamente) intimista sobre el amor infectado por vampirismo, pero la cosa se queda en un relato plomizo de chupasangres urbanitas que parecen raperos de segunda donde la historia no acaba de levantar el vuelo en ningún momento y que se permite, además, un retruécano final donde se acumula todo el (escaso) gore y la acción, metido en la historia con calzador. Una lástima, porque técnica y visualmente la peli funciona, está bien interpretada y hay (aislados) apuntes interesantes (el polvazo salvaje y la cena posterior, el infierno de un vetegariano), pero el plano desarrollo del guión aborta cualquier posibilidad de emoción, diversión o sorpresa. Otra vez será.

- Lo mejor: bien realizada en general 
- Lo peor: efectivamente, es un tostón

PARA: amantes del cine francés y los bloody marys

  CABEZAS





PINUP DOLLS ON ICE de Geoff Klein y Melissa Mira (2013)
Y con las sesiones golfas del festival se desata el delirio. Merecido primer premio de la sección Madness, PINUP DOLLS ON ICE fue una fiesta desde su misma presentación por la pareja de realizadores (él, rapado y con traje fucsia y pajarita, ella, una Vampirella chilena), que hicieron arrastrarse a tres espectadores por el escenario mientras suplicaban por su vida para conseguir unas camisetas. Con el ambiente bien caldeado, la proyección fue hora y media de disfrute interactivo, de esas en las que los comentarios a gritos del público forman parte del espectáculo, puntuando los asesinatos, coreando los despelotes de las pinups y aplaudiendo con enajenación cada hachazo. Porque PINUP DOLLS ON ICE sólo se entiende como un evento a disfrutar en comunidad que devuelve el valor a eso que se llama "cine de culto", entendido como ritual para iniciados con probelmas mentales como nosotros. La peli, por cierto, es un slasher canónico y descerebrado hecho por y para fans, entetenido de principio a fin y, curiosamente, rodado con notable brío, empuje, cachondeo y atención al detalle. Puro disfrute cómplice. Somos legión.

- Lo mejor: que festivales como Nocturna nos regalen experiencias como esta
- Lo peor: para la próxima edición queremos maratón nocturno(a) hasta el amanecer

PARA: nosotros

  CABEZAS




0 vituperios: